CHUCHO NIETO Y ANA NAN

Podemos describir un mismo camino de muchas formas diferentes: Dando sus coordenadas geográficas, la duración de su ruta, su inclinación y altura respecto al nivel del mar, a través de los olores y colores que lo forman, o del sonido que lo rodea. Pero muchas veces, a diferencia de la descripción común, sentimos la necesidad de narrar nuestros caminos desde la intimidad de las experiencias que hemos vivido en ellos, desde nuestros recuerdos. Así, todos los caminos, tan diferentes entre sí, contienen –y sostienen– la vida y la memoria, tanto individual como colectiva. ¿Qué recuerdos pueblan los caminos que más transitamos? ¿Podemos hacer inventario de los caminos emocionales que recorremos a lo largo de nuestra vida? ¿Cómo podemos conservar la frágil memoria que forma la historia de los espacios y las rutas?

Este proyecto pretende hacer visibles los caminos emocionales de los habitantes de Os Blancos y conservar sus recuerdos a través de la documentación física. Para ello, nuestra propuesta se centra en la interacción directa con los habitantes del pueblo; conocerlos, conversar, recorrer con ellos diferentes caminos y ahondar en los recuerdos que quieran compartir con nosotros.