Iría Rodón

Tomo esta residencia como punto de partida para revalorizar territorios que están viviendo la crisis del exilio rural. De hecho, la crisis del exilio rural es una realidad a la que nos enfrentamos cada vez más y el hecho de replantear la relación establecida entre habitante y hábitat es, desde mi punto de vista, una solución a este problema.

Tengo especial interés en los elementos naturales del territorio y la reciprocidad que se pueda generar con sus habitantes.

Conocer el espacio donde se reside a partir de todos estos elementos que nos rodean es una manera completamente distinta de establecer un vínculo con ese espacio. Es por eso que, a partir de la performance y el land art propongo investigar y conocer, desde un punto de vista antropológico, Os Blancos. A la vez, propongo indagar el sentimiento de pertenencia, el sentimiento de colocarse en un punto específico en el mapa, de sentirse comunidad y parte de un lugar.