Laia Arqueros y Larry Rodríguez

Punto de partida gráficosonoro

Tanto Larry Rodríguez como Laia Arqueros trabajan desde el proceso y las capas dinámicas que van conformando la obra más que la obra en sí misma. Operando desde las limitaciones implícitas con las que podamos encontrarnos y bebiendo de una región repleta de símbolos e historias arraigadas en la naturaleza y los mitos, nace la intención y el deseo de establecer un diálogo entre nosotros; un diálogo interdisciplinar y transversal, entre obra física, como la realización de instrumentos escultóricos efímeros o la pintura y el dibujo documental, y la selección, manipulación y mutilación del registro sonoro por parte de Larry, del ambiente del pueblo, la casa, los sonidos del entorno natural, así como del propio proceso de trabajo de ambos en una simbiosis visual, ululante, tridimensional y vibrante, destinada a armonizar las formas y procesos, en busca de retroalimentación mutua.

Materializar la inmersión, el trabajo y la colaboración en una actuación sónica y performática abierta a la comunidad donde esos materiales escultóricos y visuales sean la base sonora con la que se arme el concierto y la escenografía.